Cerrar la brecha con los pequeños propietarios

Reconocer la naturaleza característica del sector de los bosques pequeños y asumir los retos a los que el FSC se ha enfrentado para involucrar a los pequeños propietarios con el sistema, es vital para facilitar el cambio necesario para "cerrar la brecha" entre el FSC y los pequeños propietarios.

Hubert Kwisthout,
Miembro individual, Norte Social

Durante muchos años, el FSC ha reconocido la importancia de los bosques pequeños en relación con sus estándares mundiales para el manejo forestal responsable. Sin embargo, aunque se ha trabajado en esta área, no se ha obtenido como resultado un estándar adecuado para el sector. Lo anterior ha conducido a niveles crecientes de frustración entre los actores sociales del FSC, lo que se ve reflejado en el número de mociones presentadas sobre este tema para la Asamblea General del FSC de 2017. Estas mociones hacen un llamamiento al FSC para que la certificación de los bosques pequeños sea más fácil de obtener, principalmente por medio de requisitos más sencillos y de una reducción sustancial de los costes.

Comprender el sector de los bosques pequeños
El sector de los bosques pequeños conlleva una serie de factores que hacen más difícil la creación de estándares globales de certificación.

¿Qué significa pequeño? No hay una definición clara de bosque pequeño; lo que se considera pequeño en algunos países, se considera enorme en otros. Así, en Norteamérica, “pequeño” puede ser tan grande como 1000 hectáreas, mientras que en Europa, puede referirse a solo media hectárea.

Variabilidad: Hay una gran variabilidad entre bosques en términos de composición de especies y de la cantidad de madera que se puede aprovechar. En los bosques del norte, las áreas boscosas pueden ser grandes, pero los árboles crecen lentamente y los volúmenes aprovechables son bajos. Por el contrario, la productividad de los bosques de las regiones del sur puede ser mucho mayor, incluso aunque se trate de áreas mucho más pequeñas.

Números: Solamente en Europa y Norteamérica hay millones de bosques pequeños individuales. Lo mismo ocurre en otras partes del mundo.

 Propiedad: Hay grandes diferencias entre los distintos regímenes de propiedad de los bosques. Los bosques de propiedad privada pueden ser propiedad de individuos, familias, empresas, cooperativas, fideicomisos, iglesias, etc.

Economía: Sea cual sea su tamaño, los bosques pequeños generalmente no son suficientes para proporcionar a los propietarios un ingreso adecuado para mantenerse. Por lo general, los bosques pequeños proporcionan una pequeña fuente adicional de ingresos monetarios u otros beneficios, como la madera para combustible o los productos forestales no maderables.

Cuando se observan de forma individual, puede parecer que los bosques pequeños solo revisten importancia para sus propietarios por razones sociales y económicas. Sin embargo, de forma colectiva, los bosques pequeños pueden constituir un porcentaje sustancial de la superficie forestal total de un país y, por lo tanto, son muy importantes desde el punto de vista ambiental. Desafortunadamente, la gran cantidad y diversidad de bosques hace difícil diseñar estructuras y mecanismos para mejorar su manejo; por no mencionar el diseño de requisitos para la certificación.

Fuerza colectiva

Las organizaciones de pequeños propietarios que ya están certificadas por el FSC (cooperativas de propietarios, asociaciones, etc.) datan en su mayoría de antes del establecimiento del FSC. Estas organizaciones fueron capaces de beneficiarse de la certificación FSC porque tenían establecida una estructura organizativa para manejar los requisitos de certificación sin mucha dificultad. Esto revela el factor más importante en la certificación de pequeños propietarios: la existencia de organizaciones que utilizan su fuerza colectiva para mejorar con éxito las prácticas de manejo forestal, ayudar con el desarrollo de productos y ayudar a encontrar mercados para los miembros individuales.

Los pequeños propietarios y el FSC hasta la fecha

No cabe duda de que la diversidad de los bosques pequeños es un factor que contribuye a la falta de progreso del FSC con los pequeños propietarios: es mucho más fácil involucrarse con las grandes corporaciones que con una multitud de unidades de producción pequeñas.

Otra razón puede ser la forma en la que el FSC fue concebido originalmente como sistema de certificación. Una de las primeras tareas que emprendió la joven organización fue la elaboración de un marco normativo en forma de Principios y Criterios y, sobre la base de estos, se desarrollaron los estándares de manejo forestal. Estos estándares fueron elaborados por silvicultores profesionales, pero gran parte de las aportaciones de este proceso reflejaron el pensamiento de individuos y organizaciones que estaban involucrados con el FSC en ese momento. La lista de invitados a la reunión para la constitución de los estatutos del FSC en 1992, en Washington DC, contiene 59 nombres, de los cuales 36 representaban ampliamente intereses medioambientales, 12 representaban intereses sociales y 11 intereses económicos (en su mayoría pequeñas organizaciones o minoristas, estando solo unos pocos de ellos involucrados directamente en operaciones forestales) .

Los miembros del FSC deben reconocer que este proceso no solo se caracterizó por un enfoque de arriba hacia abajo, sino que también estaba dominado por grupos de intereses que supuestamente eran, en muchos aspectos, antagónicos a la cámara económica del FSC. Por lo tanto, parece que los estándares de manejo forestal fueron desarrollados de manera idealista; no reflejan necesariamente las realidades de las operaciones forestales sobre el terreno. Por otro lado, los estándares estaban elaborados con un enfoque de “modelo único para todos”, derivado del deseo de que fuesen aplicables a escala mundial, pero no tenían en cuenta las diferencias locales.

Los pequeños propietarios y el FSC en 2017

A lo largo de los años, el FSC ha mejorado su relación con el sector de la industria forestal, que ahora está bien representado en la membresía del FSC. No obstante, se debe hacer una distinción entre lo que está sucediendo a escala local y nacional, y a escala internacional. Una encuesta informal que llevé a cabo con las oficinas europeas del FSC mostró que varias están participando de forma activa con los pequeños propietarios a través de distintas organizaciones pequeñas de propietarios forestales, aunque con diferentes niveles de éxito. Las respuestas que recibí dejaron claro que el FSC necesita desarrollar estándares y guías a nivel internacional que permitan una mayor flexibilidad en su interpretación a nivel local a fin de abordar la gran variedad de situaciones sobre el terreno. Los estándares FSC necesitan estar mucho más en sintonía con las circunstancias locales para involucrar a más pequeños propietarios en el sistema.

El FSC se enorgullece, y con razón, de sus esfuerzos por alcanzar un alto nivel de participación de los actores sociales. Pero una participación significativa requiere que los intereses de los diferentes actores sociales estén adecuadamente representados en los procesos de toma de decisiones. Si bien los Principios y Criterios del FSC abordan cuestiones tales como la escala y la intensidad, esto no ha supuesto ningún cambio significativo con respecto al sector de los pequeños propietarios. Simplemente, los pequeños propietarios no pueden seguir las mismas reglas y regulaciones que se aplican a las organizaciones más grandes; definitivamente, un modelo único no sirve para todos los casos.

Uno de los compromisos estratégicos del Plan Estratégico Global FSC 2015-2020 es poner un mayor enfoque en los resultados. Es posible que el FSC descubra que, para lograr los resultados deseados, tendremos que ser mucho más flexibles con respecto a cómo se formulan y se interpretan nuestros estándares, y reconocer que diferentes circunstancias requieren diferentes reglas.