El impacto de la moda en los bosques de nuestro mund

120 millones de árboles son cortados anualmente para la creación de textiles, una cifra proyectada a ser más del doble en la próxima década

Por Malika Kanatbek Kyzy, corresponsal juvenil de la Asamblea General del FSC (Consejo de Manejo Forestal o Forest Stewardship Council, en inglés) 2017

Todos los días, usted abre su guardarropa y se pregunta: “¿Qué me pondré hoy?” A muchas personas les preocupa solo su apariencia y rara vez les interesa el hecho de que el material textil utilizado para la producción de su ropa tiene un impacto clave en los problemas ambientales. Especies como los orangutanes en Borneo y Sumatra pierden su hábitat debido a la rápida evolución de la industria de la moda.

Más de 100 millones de árboles son cortados cada año y la madera se refina como tejido celulósico; si se colocaran los leños de un extremo a otro, esos árboles rodearían la Tierra siete veces.

Pero, ¿hay alguna posibilidad de salvaguardar los bosques, las especies y el clima del mundo, mientras se preserva la moda? Durante un evento paralelo organizado por la coalición de moda el 11 de octubre en la Asamblea General del FSC 2017, se encontraron algunas formas interesantes de salvar los bosques del mundo a través de la industria de la moda.

¿Puede la moda salvar los bosques del mundo?

La viscosa, el rayón, el lyocell y el modal son tejidos de origen forestal que son cada vez más utilizados por la industria de la moda. Pueden ser más amigables con el medio ambiente que los textiles sintéticos o el algodón, pero sólo si las fibras de celulosa de las que están hechas provienen de bosques bien manejados. Sin embargo, de acuerdo con Canopy, una organización canadiense ambiental sin fines de lucro, las fibras de celulosa a menudo provienen de bosques antiguos o en peligro de extinción.

Canopy trabaja con los clientes más grandes de la industria forestal y sus proveedores para desarrollar soluciones comerciales que protejan el medio ambiente. Según Amanda Carr, directora de campaña de Canopy, hace cuatro años hicieron un llamado a las grandes casas de moda, minoristas y socios diseñadores para que colaboren para hacer que sus cadenas de suministro sean más sostenibles y para conservar los bosques antiguos y en peligro de extinción. Actualmente hay 105 socios de la industria de la moda que apoyan esta idea y se han convertido en parte de la coalición de moda.

Junto con Zara-Inditex y H&M, Levis Strauss & Co., Marks & Spencer, ASOS y Portico están llevando su compromiso e influencia en la cadena de suministro para preservar los bosques del mundo a través de Canopy.

Metas de H&M para el 2030

Cecilia Brannsten, experta de Negocios Sostenibles del grupo H&M, compartió el informe de sostenibilidad de su compañía. Ella destacó un objetivo interesante: “H&M se propuso utilizar únicamente materiales reciclados u otros materiales sostenibles en todos sus productos para el 2030”, indicó durante su presentación.

H&M ha ido tomando pasos graduales hacia el logro de este objetivo y su visión de convertirse en un negocio de moda totalmente circular y renovable, y al mismo tiempo ser una empresa justa y equitativa. A nivel mundial, H&M es el mayor consumidor de algodón certificado por Better Cotton Initiative, una iniciativa de consumo de origen responsable.

H&M promoverá el uso de telas provenientes de plantaciones o bosques certificados por FSC que se encuentren fuera de los bosques antiguos y en peligro de extinción.

¿Sabías que los capullos se colocan en el agua hirviendo para hacer seda?

Desde 1899, cuando se fundó ENKA Viscose, la fibra de madera ha sido su materia prima de elección. En lugar de hervir capullos para extraer seda, ENKA usa fibra de madera de los árboles.“Hasta este día, los hilos de filamentos de ENKA Viscose están basados en pulpa de fibra de madera, nuestra principal materia prima que compramos solo a socios certificados por el FSC en el norte de Europa”, dijo Till Boldt, director general de ENKA Group.

La sesión sobre FSC y la moda concluyó con una presentación del plan de Marks & Spencer para convertirse en un negocio de desperdicio cero y comentarios de Manohar Samuel, de Birla Cellulose, sobre el valor de la colaboración para garantizar textiles sostenibles provenientes de bosques adecuados.